Publicado el Deja un comentario

¿Cómo elegir un sujetador de lactancia?

¿Estás a punto de dar a luz y todavía estás en la puesta a punto de los preparativos para la llegada de tu bebé? Con total seguridad tendrás todo lo necesario para tu bebé casi listo y bajo control, pero ¿también lo tienes todo listo para ti? ¿Has pensado en todo lo que necesitarás para ti misma, una vez llegado el bebé? Como por ejemplo los sujetadores de lactancia.

Si esta cuestión te ha pillado desprevenida, no te preocupes. Aún queda tiempo para decidir qué tipo de sujetadores de lactancia necesitas y cómo elegirlos. Además, para hacerte más sencilla la búsquedas de tus sujetadores de lactancia, he preparado este artículo con todo lo que debes saber para elegir un sujetador de lactancia adecuado.

¿Por qué usar un sujetador de lactancia?

Muchas mamás dejan estos asuntos para el último momento y, al final, acaban comprando modelos de sujetadores “para salir del paso” pero que en realidad no son los adecuados para ellas. Esto es un error que todas debemos dejar de cometer para comprar los mejores sujetadores de lactancia adecuados para cada una de nosotras.  Si no sabes por dónde empezar a la hora de elegirlos, no te preocupes y sigue leyendo.

Para comenzar, ten por seguro que muchas veces preferirás ir por casa con los pechos libres. Sobretodo si el bebé nace en épocas con temperaturas suaves o altas. Estando en casa, sentirás la necesidad de estar cómoda y nada como dejar tus pechos al aire… Sin embargo, obviamente, hay momentos del día en los que te sentirás más cómoda estando con los pechos recogidos, como por ejemplo a la hora de dormir o durante la subida de la leche, incluso. Un periodo de entre 48 y 72 horas, tras el nacimiento del bebé, que suele traer algunas incomodidades como: aumento del volumen y peso, fugas de leche que acaban mojando la ropa… Todo esto será más llevadero si cuentas con un sujetador de lactancia adecuado.

¿Cómo elegir un sujetador de lactancia?

Lo primero que debes saber a la hora de elegir tu sujetador de lactancia es que, tal como nos indican desde la tienda de sujetadores de lactancia Mi Cajón de Lencería, sujeción no quiere decir compresión. Esto quiere decir que no debemos elegir sujetadores que nos compriman el pecho, sólo que nos sujete. De lo contrario, la leche no fluirá adecuadamente y podrían producirse obstrucciones a consecuencia de la presión del sujetador de lactancia.

Si no es tu primer bebé, antes de comprar nuevos sujetadores de lactancia, revisa los que ya tienes. Podría ser que alguno te sirviera, al menos para los primeros días. Revísalos y pruébatelos para asegurarte de que sigues estando cómoda con ellos y que se encuentran en perfectas condiciones. Si no cumplen estos requisitos, es hora de renovarlos.

Si no es así y necesitas comprarlos desde cero, lo más adecuado es que comiences comprando tres sujetadores básicos que te sean cómodos durante el posparto.

Durante el periodo que estés amamantando podrás llevar sujetadores con aros, aunque los primero días y para dormir es mejor usarlos sin aros para evitar molestias. Una vez que ya tengas una variedad de sujetadores básicos, podrás ampliarla con modelos de sujetadores de lactancia un poco más especiales.

¿Cuál es mi talla de sujetador de lactancia?

La talla de un sujetador de lactancia es igual de importante, o quizá más, que la de cualquier otro sujetador.

Con el método tradicional que siempre se emplea para medir el pecho y conocer las tallas de sujetadores, puedes medirte el tuyo para conocer tu talla de sujetador de lactancia. Coge una cinta métrica y tomas las medidas del contorno del torso por debajo del pecho y la medida del contorno a la altura del pezón hasta el esternón. Con la primera de las dos medidas conocerás el número (talla de contorno) y la diferencia entre las dos medidas tomadas será la talla de tu copa (la letra).

Sujetador de lactancia ¿con aros o sin aros?

Si hablando con otras mamás, te recomiendan usar siempre sujetadores de lactancia sin aros, esto es porque, en realidad, la gran mayoría usa una talla que no es la adecuada. Lo cierto es que, cuesta encontrar sujetadores de lactancia que cumplan a la perfección con el requisito esencial de la talla.

No obstante, este es un detalle menor, siempre y cuando la talla sea la adecuada. Sin embargo, como ya he dicho antes, hay dos momentos excepcionales:

  • La primera semana de lactancia, en la que los pechos se endurecen, se ingurgitan y aumentan de volumen. Durante estos días lo mejor es usar un sujetador de lactancia sin aros y con tejidos adaptables. Pasado este periodo, con la lactancia instaurada y la producción de leche regulada, podrás pasarte a los sujetadores con aros.
  • A la hora de dormir, siempre y cuando prefieras hacerlo con sujetador por comodidad, tu sujetador de lactancia debe ser sin aros y con las menores costuras posibles.

Tras las primeras semanas, si buscas una mayor sujeción, no hay ningún problema en usar sujetadores de lactancia con aros. Pero recuerda que estos siempre deben descansar sobre tus costillas y no sobre los senos.

Otros aspectos sobre los sujetadores de lactancia

Cuando lleves puesto tu sujetador es imprescindible que te sientas cómoda con ellos. De lo contrario evitarás usarlo y priorizarás otros modelos. La comodidad sólo la encontrarás en un buen diseño y unos materiales y tejidos de calidad.

Ten en cuenta la forma de tus pechos para encontrar el modelo que más te favorezca y con el que más cómoda te sientas.

No olvides tu estilo y ritmo de vida, así como tus necesidades. Es decir, ¿qué uso le darás al sujetador de lactancia? ¿Lo quieres para estar en casa? Usa un sujetador sin aros y con pocas costuras ¿Lo usarás para ir al trabajo o amamantar en la calle? Elige modelos que aporten discreción y realcen tu ropa.

Por suerte, cada vez encontramos más marcas que se dedican a hacer sujetadores de lactancia realmente bonitos y con el mismo estilo y buen gusto que los sujetadores normales.

Para concluir, mi recomendación es que no escatimes en la calidad de tus sujetadores de lactancia. Ten en cuenta que la diferencia de precio está en algún lado, y comúnmente se encuentra en la simplificación de la fabricación y calidad de los materiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *